Nuestra historia

En 1962, Vicente Ros Monzonís y su esposa Vicenta Pedro Lacruz fundaron una empresa familiar dedicada a la venta y distribución de materiales para la construcción. En estos primeros momentos la distribución de materiales se realizaba con un carro tirado por animales.

A pesar de los pocos medios, la empresa siguió creciendo gracias a la buena disposición y buen hacer de sus fundadores.

Años más tarde, en 1989, nosotros, los hijos, Vicente, José Manuel, Carlos y Antonio creamos la empresa "Els Panchorrins S.L.", apodo por el que se conoce a la familia y, en realidad, el nombre que la tradición había ido consolidando como marca de la casa, con nuestros valores diferenciales y referenciales.

En Els Panchorrins somos fieles a la filosofía de cuidar al máximo al cliente y nos volcamos en aportar todas las soluciones posibles, siendo nuestros clientes nuestros más fieles comerciales en la calle.

Tú, pide.

Lo que quieras.

Cuando quieras.

Donde quieras.

Quienes han trabajado con nosotros saben que vamos a conseguir lo que necesitan, por lo que el boca a boca hizo los suyo, y nuestros propios clientes trajeron a otros, y así, sin hacer más que el trabajo bien hecho, seguimos creciendo. Nuevos clientes y nuevos trabajadores, y, poco a poco se fue ampliando sustancialmente la plantilla y los productos hasta llegar a consolidarnos en la zona.

En 1999 se decide comprar el 50% de las acciones “La Masía materiales de construcción S.L.” con una doble intención: Posicionarnos estratégicamente con unos almacenes propios en Puzol y oficinas en Rafelbuñol, y comenzar a vender materiales a grandes empresas de la construcción.

El crecimiento continúa siendo favorable y constante por lo que en noviembre del 2001 la empresa se incorpora al grupo Big Mat, dando un salto de gigante en su trayectoria. En este momento vemos claramente que es necesario conjugar esfuerzos para evolucionar conforme dicta el mercado, y que formar parte de Big Mat supone formar parte de un grupo sólido, líder indiscutible en el sector de la construcción, y claro referente internacional.

Comienza una nueva etapa.

A principios del 2002 la empresa comienza con la distribución en la plataforma de Castellón, y en 2006 se amplían los centros de venta y distribución de materiales generando un nuevo punto de venta en el polígono industrial de Rafelbuñol.

En 2007 se adquiere un nuevo almacén de 7.700m2 en el Puig de Santa María, para reserva de materiales, estableciendo nuevas cotas de mercado.

Con la llegada de la crisis, dicho almacén se queda en “stand by” a la espera de que mejore la situación, y a pesar de la misma, en Els Panchorrins nunca nos faltó trabajo. Es en ese momento cuando recogimos los frutos de fidelizar a nuestros clientes, y seguimos adelante a pesar de la gran caída en el sector de la construcción.

En la actualidad, y después de casi 60 años, continuamos creciendo adaptándonos a las nuevas tecnologías y nuevos mercados, ofreciendo nuevos canales de venta, y nuevas soluciones, pero siempre fieles a nuestro lema de satisfacer al cliente con todo lo que nos pida.