Cómo mantener las herramientas de casa en buen estado

09/03/2020
Cómo mantener las herramientas de casa en buen estado

Tener y usar herramientas en casa es muy útil para las pequeñas averías y contratiempos, pero es importante tenerlas en buen estado, para que cuando se necesiten estén listas y no deterioradas. Si realizamos un tratamiento de cuidado para las herramientas, nos ahorraremos dinero y además ganaremos en seguridad.

Veamos algunos consejos para tener nuestras herramientas a punto

Lo más importante a la hora de tener unas herramientas en condiciones, no está en su uso, que también, sino en una correcta forma de guardarlas. Lo idóneo es limpiarlas antes de meterlas en la caja, y engrasarlas si es necesario.

También debemos tener en cuenta el lugar dónde las almacenamos. Una zona con humedad, con posibilidades de lluvia intensa o propenso al polvo, no será el lugar más indicado para guardar nuestras herramientas. Lo primero que se recomienda para un buen mantenimiento es que, si no se usan a diario, se guarden en una caja especializada para ello, en un lugar seco y sin grandes cambios de temperatura.

Estas cajas tienen diferentes compartimentos para que las herramientas no choquen y además servirá de protección extra para la lluvia y la humedad. Se recomienda que si aún así sufren oxidación, se coloque una bolsa de arroz o un paquete de tizas. Estos dos elementos absorben la humedad, el oxido tardará más en salir, por lo que será otra medida más de prevención.

 

Si ya es demasiado tarde y no has guardado bien tus herramientas y se han oxidado, lo mejor es introducirlas en aguarrás, aceites sin ácidos o petróleo y, pasadas varias horas, liampiarlas con un cepillo o papel de lija para eliminar el óxido al completo.

 

El taladro eléctrico es una de las máquinas más vendidas para uso doméstico. Para que se mantenga en buen estado durante años, como la mayoría de herramientas, necesita que de vez en cuando se limpie en profundidad. La forma correcta sería limpiar el exterior con un cepillo pequeño para llegar a todos los huecos. Para limpiar las partes metálicas conviene aplicar grasa con un paño. Y para la zona interior sería suficiente con abrir la carcasa y limpiar el polvo con un pincel.

Pero hay que tener en cuenta que no hay taladro sin brocas, por lo que también hay que tener en buen estado las brocas. Para ello lo fudamnetal  es que estén bien afiladas, y los bordes no estén desgastados. Una lija de grano fino es la solución.

 

Respecto al mantenimiento de las sierras de cinta es muy importante revisar como están los dientes y la posición de las guías, y comprobar que no tiene ninguna rotura ni fallos en la alineación por los volantes. También hay que fijarse en la tensión de la sierra para garantizar un corte limpio, y si las prensas estén bien ajustadas para mantener la pieza en su sitio. Tanto antes como después de su uso se debe limpiar para evitar que en el futuro tenga un bajo rendimiento por la rebaba que forma. Para su conservación es conveniente engrasarlas tras su uso, y guardarlas en un lugar seguro, protegiendo los dientes con gomas.

Para herramientas de corte similares también se deben engrasar de vez en cuando, y mantenerlas siempre afiladas. Para esto último se recomienda pasar suavemente y por los laterales una lima.

El mantenimiento de los compresores de aire es muy fácil ya que son diseñados para que su uso sea cómodo y sencillo. Simplemente habrá que controlar, limpiar y cambiar el filtro del aire (recomendable hacerlo tras cada uso); También habrá que revisar y cambiar el aceite cada 150 horas aprox. de uso; y retirar la reserva del aire del calderín. Este último paso es muy importante ya que si no se hace, puedes sufrir algún daño por explosión.

 

Para los aparatos que funcionan con baterías se recomienda cargarlos y descargarlos al completo al menos la primera vez de uso.

 

En los atornilladores eléctricos hay que limpiar con cautela la superficie del atornillador y los conductos del aire comprimido. Hay tareas que sueltan mucho polvo, así que realizar esto cada vez que se use hará que aumente la capacidad de vida de tu herramienta. En cuanto a las baterías es conveniente recargarlas cada tres meses.

La mejor manera para mantener la pistola de silicona es limpiarla tras su uso, algo que muchos no hacemos. Para limpiar la punta lo más práctico es usar una bolita de papel aluminio. Con la pistola caliente, se frota suavemente la parte indicada (sin tocar la parte metálica por donde sale la silicona) y así eliminamos los posibles restos de silicona. Para eliminar de la parte exterior restos y suciedad, será más fácil usar un paño humedecido en acetona y frotar.

Respecto a las  lijadoras eléctricas limpiaremos minuciosamente la suciedad y el polvo ya que se pueden incrustar en la ventilación, la carcasa del motor o en los compartimentos de seguridad. Para limpiarla debes hacerlo, o con aire comprimido a baja presión, o con un paño limpio, pero nunca usar productos químicos ya que pueden dañar las piezas.

Por último, el medidor laser. En este caso no se necesita más mantenimiento que el de llevar siempre a mano unas pilas, la fuente de energía de los medidores.

Como conslusión decir que lo más importante, al tratarse de herramientas con las que podemos sufrir algún daño al utilizarlas, es tener un cuidado extremo y revisarlas bien antes. Sobre todo si se usan de manera esporádica, comprobando antes todos los elementos para asegurarse de que no se han dañado ni desgastado. 

En Els Panchorrins tenemos la mejor selección de herramientas en nuestra ferretería, pásate por la tienda, y pregunta a nuestro personal especializado por nuestros productos.

Compartir entrada
Volver